miércoles, 10 de enero de 2007

Guía rápida de un aprendiz para otros aprendices.

Sin ánimo de sentar cátedra. A fecha de hoy tengo mi cámara seis meses y no sé lo que es hacer macrofotografías, pero sí sé lo que es intentar aprender a hacerlas y lo que sigue debe estar plagado de errores como novato que soy. Por tanto, mi consejo es que no se sigan mis consejos, ni los de nadie, pero sí un poco los de todos.



Lo primero: el dinero del pobre va dos veces a la tienda.
Si vas a hacer fotografía macro intenta hacerte con buen material, cámara y objetivos, a la primera.
Estate atento, siempre hay buenas cámaras y objetivos de segunda mano que se pueden poner a tiro en cualquier momento.
Si puedes comprar de primera mano tampoco hay por qué dilapidar la fortuna familiar. Puedes encontrar un Tamron 90 mm. o un Sigma 105 mm. por unos 400 euros. Son muy buenos objetivos.
La otra opción es un Sigma 70-300 APO macro, 240 euros y puedes hacer libélulas, mariposas y lagartijas divinamente. Como les fotografías desde una metro aproximadamente ni se enteran de que los estás fotografiando.

Lo segundo: Los cachivaches.
Trípode: imprescindible si tu cámara es de 8 Mpx o más. No es lo mismo hacer fotos con una cámara de 4 que con una de 8 Mpx, cualquier trepidación se notará mucho más en la última opción. Si es una réflex ya ni comentar, o hay trípode o no hay profundidad de campo y sin profundidad de campo las imágenes son un desastre. Los hay de aluminio y de carbono, los primeros son más baratos y si no vas a hacer la Ruta de Santiago con el trípode a la chepa tampoco pesa tanto. Fíjate en que puedas bajarlo mucho al suelo por si has de afotar algún animalillo de esos que van por tierra, o alguna flor... Lo de la barra horizontal, pues mira, un lujo, yo nunca la he usado, pero la llevo por si acaso.

Rótulas, hay para todos los gustos.
Yo uso la Manfrotto 322RC2, o sea, esta:


Es práctica y no es cara, sobre los 100 euros.


El cable disparador: no vale la pena intentar convencerte de que es buena opción, que se gana mucha nitidez y bla, bla, bla. Ya lo sabes y es barato.


La mochila: pues depende. Puedes ir por el monte sin ella la mar de feliz y volver a casa con unas fotos muy majas.
Cuando tengas otro objetivo, tubos de extensión, lentes de acercamiento, polarizador, etc. la echarás de menos.
Si llueve también va muy bien. Resumiendo, tú mismo.




El método: práctica, práctica y práctica.
Intenta salir al monte o campo todos los días. Mejor en zonas con poco o nada de viento. Las mejores horas son las primeras y las últimas, hay buena luz y si madrugas o esperas a que se haya puesto el sol puedes encontrarte con animalillos dormidos. Si a mediodía te aburres y quieres salir al campo pues estupendo, aprovechas para localizar animalillos. No te desesperes si no ves animalillos interesantes al principio, ellos están ahí pero tú todavía no los ves: ya los verás. Acércate a zonas con aguas claras y lentas, seguramente verás libélulas, animalillos fotogénicos como pocos y al tiempo que aprendes a fotografiarlos aprenderás a ver otros que también están ahí.

Animalillos los hay por todas partes, algunos se exhiben, otros se ocultan para que no se los coman y otros se esconden para comerse a los que se despistan. Los hay por las zonas altas de los arbustos, por las medias y por las bajas, los hay sobre las flores y los hay que se esconden debajo de ellas. Los hay de colores llamativos y los hay que se camuflan y toman el color del entorno. Estate muy atento.

No es lo mismo lo que ves que lo fotografías. Acostúmbrate a eso, es un ejercicio primordial saber qué verás cuando descargues las imágenes en el ordenador. No verás lo que recuerdas, si no lo que la máquina registró.

Ajusta la cámara en modo "prioridad de abertura" y ajústala a un mínimo de F/6, que sería la "f" de entrada. A partir de ahí puedes jugar e ir subiendo poco a poco. Para determinados sujetos, zigópteros, es interesante bajar la "f". Aprende a enfocar, al principio cuesta pero con la práctica lo harás bien. Enfoca a los ojos a no ser que quieras mostrar otra zona del cuerpo del animalillo.

Aprende a retocar imágenes. Saber cómo funcionan los niveles en PS es primordial, hay plugins reductores de ruido, otros para saturar, etc.
¿RAW o jpg?
Pues al principio yo tiraba con jpg, no sabía que existía lo del raw, hasta ahí llegaba mi ignorancia.
A veces notaba que tenía que subexponer un punto o dos para tener una buena base para trabajar la imagen posteriormente en el ordenador. Cuando exponía las imágenes en focofijo -mi foro habitual- los compañeros se quejaban de exceso de ruido, así que me puse a investigar el tema y descubrí un truco que funciona bastante bien: tirar con raw un punto o dos sobreexpuesto.
Lo bueno del raw, por contraposición a los valores RGB, es que la información permanece aunque aparentemente algunas zonas se hayan quemado y en un editor de raw se puede compensar la exposición muy fácilmente. ¿Qué hemos ganado con sobreexponiendo? Eliminar el ruido.


¿Por qué hay fotos que me gustan y otras que no?
Esa es la pregunta correcta que debes hacerte al ver tus fotos y las de otros. Aprende a componer, busca información acerca de cómo funcionan los colores y por qué algunos funcionan bien entre ellos y otros se llevan fatal.

Observa el trabajo de otros y si te gusta no te cortes, copia el encuadre, el estilo, lo que quieras. Sin ningún tipo de verguenza, todos lo hemos hecho en mayor o menor grado y el que te diga que no, miente: aún andaría pintando bisontes en las cavernas.

Intenta llegar a ese resultado que tanto te gusta en otros fotógrafos, ya desarrollarás tu estilo y tu forma de ver la naturaleza. Así aprenderás muy rápido a "ver" por el visor de la cámara.


Lo más importante de todo.
Sentir admiración por lo que fotografías: Si no te gusta la naturaleza no disfrutarás de este tipo de fotografía.
Para fotografiar animalillos necesitas saber de su vida: ciclo biológico, hábitat, alimentación, etc. o te verás andando horas por un erial de vida.
Como las personas, los animalillos tienen su "lado fotogénico". Obsérvales, cuanto más tiempo mejor, fíjate en aquello que los distingue, que es curioso o llamativo, qué poses adoptan habitualmente. Al poco tiempo acabarás buscando tal pose de tal animalillo, haciendo retratos de mantis o pasarás semanas visitando una charca para fotografiar Ánax en vuelo.
Son seres vivos y merecen un respeto.
No los "abduzcas" y sobre todo, no los sacrifiques para fotografiarlos, eso sería perderles el respeto a ellos y a tí mismo.
El mayor reto es fotografiarlos en libertad, sin molestarles excesivamente, ni destruir su hábitat.
Temas pendientes.
Habréis echado en falta cosas importantes en este texto: el uso del flash, las lentes de aumento, tubos de extensión, cabezales de trípode de varios ejes, etc. Algunas de esas cosas las uso, pero creo que quedan fuera del alcance de una guía rápida que solo pretende explicar que la macrofotografía, aunque requiere una técnica compleja y una gran disciplina, no está fuera del alcance de cualquiera que se proponga practicarla con ganas e ilusión.

2 comentarios:

Nicolas Moulin dijo...

Muy bueno este texto mufti, un resumen bastante acertado, lo unico que tambnien con compacta, no cualquiera, y una raynox se puede conseguir algo ajajajaja.
Un saludote compi

muftillo dijo...

Sí, eso es indudable, pero a la larga una compacta te limita y has de hacerte con una réflex. Resultado: el dinero del pobre ha ido dos veces a la tienda.
un saludote