martes, 27 de febrero de 2007

Acrida ungárica mediterránea



Este saltamontes puede llegar a medir de largo hasta 7 cm, tiene una forma muy curiosa, pues tiene un asepecto que le confiere la apariencia de rama tanto su cuerpo, como las antenas y patas. Es su capacidad mimética la que le permite pasar desapercibido y escapar de sus depredadores, pues es un insecto torpe en sus movimientos y que en sus huidas su única arma es la de la confusión pues al caer entre las ramitas logra despistar a su depredador. Sus colores pueden ser el marrón pálido con vetas de distintos tonos pardos o bien puede ser verde, llegando a alcanzar tonalidades muy chillonas que contrastan con marrones dando sensación de briznas de hierba verde y seca.


Hay especies otras especies muy parecidas y próximas, el Truxalis nasuta o saltamontes narigudo, Acrida turrita.

4 comentarios:

Nicolas Moulin dijo...

el camuflage en mayusculas, que bestia.

sixto dijo...

Estupendo reportaje, el camuflaje es espectacular.
La 1ª foto es de campeonato

Ireth dijo...

Yo no sé cómo lo encontraste la verdad...hubiera pensado que era un palo con tanta rama del mismo color jeje.
Un beso

Antonio J. Muñoz dijo...

Mi técnica es ir mirando lo que salta y se mueve a mi paso y casualmente vi algo que se movía de forma extraña, pega unos saltos un tanto raros y me llamó la atención. Sixto, la primera es con la Canon y la Raynox, cuando se empieza a dominar da un desenfoque de campeonato, no mete nada de ruido, acostumbrado a la Kodak.

Saludos a tod@