jueves, 19 de abril de 2007

Morchella esculenta (Setas de primavera)



Morchella esculenta Pers. ex St. Amans
Sinónimo: Morchella vulgaris

Castellano: Colmenilla, morilla, cagarría.
Catalán: Múrgola
Gallego: Pantorra, seta de coaresma
Vasco: Karraspina arrunt.

Macroscopía: Fructificaciones estipitadas, muy variables en forma y tamaño, de hasta 20 cm. de altura, aisladas o en pequeñas colonias gregarias. Pileo con forma de panal de abejas, globoso a subgloboso o cónico, pero obtuso en el ápice. Superficie himeneal con alvéolos profundos, irregulares. circulares a poligonales de color ocre-amarillento a crema-marrón con la edad. Margen unido al pié. Parte interna en corte transversal de color blanquecino. Estípe de morfología variable, en general cilíndrico con la base claviforme y a veces con costillas o depresiones sobre todo hacia la base, hueco, de color blanquecino a crema mas claro que el sombrero y de superficie áspera pruinosa.

Microscopía: Ascósporas elipsoidales de ápices obtusos, de 15-23 x 11-15 µm, lisas, hialinas. Ascos cilíndricos, de hasta 330 x 20 µm, no amiloides, con ocho esporas uniseriadas. Parálisis septadas, ramificadas y con ápice claviforme a capitado.

Hábitat y distribución: Especie ubiquista y primaveral de bosques húmedos y ricos en materia orgánica vegetal, sobre todo en caducifolios (Hayedos, fresnedas, olmedas, choperas).
Respetando la corología se encuentra muy citada por toda la geografía española, y descrita por la mayor parte de los micólogos.

Observaciones: El género Morchella ha sido dividido en multitud de especies, variedades y formas según características macroscópicas, ya que en relación a su microscopía no existen diferencias. De manera que parece imprescindible una revisión taxonómica urgente que unifique los distintos criterios seguidos por los distintos autores.
Desde el punto de vista gastronómico es una especie muy conocida en España y Europa, que puede encuadrarse en la máxima categoría de esta guía como excelente comestible. Por otra parte aconsejamos, aunque este género no posee substancias hemolíticas, las consideraciones de MARCHAND (1971) “evitar los platos demasiados copiosos, mal cocidos o conteniendo ejemplares mal conservados demasiado maduros”. No es aconsejable consumirlas crudas, para evitar una posible confusión con especies hemolíticas

Información extraída de "La guía incafo de los hongos de la península iberica tomo I"

1 comentario:

Nicolas Moulin dijo...

la primera foto tiene un color, luz y definicion increible, muy bella foto. Hace años que no he comido de esos. Con tortilla o vedella es un regal. Un saludote para ti